theme/images/1_Z8Vp0ZF.jpg
Comunidades del MADJ en Resistencia

Pajuiles nos duele desde la más tenaz y digna resistencia

Jeison Hawit, un empresario cuyo apellido es ajeno a las raíces de nuestro pueblo y la empresa HIDROCEP de la cual es propietario, promotora del proyecto hidroeléctrico Los Planes, en la zona de Pajuiles, municipio de Tela, departamento de Atlántida, en el norte de Honduras, en la última semana ha demostrado su determinación de aplastar a niños y niñas, mujeres y hombres de la zona a quienes no ha podido comprar con su miserable capital.

Fuera Hidrocep

Estos hombres, mujeres, niños y niñas, han demostrado que la dignidad y su derecho al agua y a la vida no tienen precio, han demostrado que pueden seguir soportando hostigamiento, golpes, persecución y cárcel.

Jeison Hawit e HIDROCEP, han logrado jugar con la pobreza y el hambre de un reducido número de personas de las comunidades a fin de convertirlos en agresores de sus propios hermanos y hermanas en Pajuiles, ha logrado fácilmente, que unos corruptos policías y fiscales se conviertan en verdugos de su propio pueblo.

Desde el 4 de agosto, policías y fiscales han robado, asaltado y prendido fuego a los símbolos de la resistencia comunitaria, han capturado y exhibido a habitantes que permanecen en defensa del agua y han querido burlarse de la gente digna en resistencia, les han ordenado que no protesten, que no defiendan el agua y la vida. Pero la gente de Pajuiles sigue aferrada a su dignidad, a pesar que ahora mismo su comunidad está sitiada por tanquetas policiales, hombres civiles armados, policías y hordas de gente violenta al servicio de Hawit e HIDROCEP.

El alcalde de Tela, Mario Fuentes, de momento, está preocupado por los votos que podría perder en las próximas elecciones de noviembre, debido a que el conflicto ha adquirido dimensiones inocultables. Juan Orlando y otros políticos a nivel nacional no se enteran, o no se quieren enterar del choque entre la lógica perversa y criminal del mercado capitalista expresada en Jeison Hawit e HIDROCEP y la dignidad de los pueblo, la resistencia de Pajuiles; no hacen nada desde la consciencia del porcentaje no atractivo que en votos representan para sus intereses electorales el próximo noviembre.

En el Movimiento Amplio, hasta ahora, vamos poniendo alma, vida, corazón y hasta nuestro cuerpo, para resistir la embestida del criminal capital extractivo, muestra de ello, nuestro coordinador general, Martín Fernández, luego de un rosario de amenazas a muerte en su contra, fue brutalmente agredido el pasado 4 de agosto de 2017 por personas pagadas por la Jeison Hawit y su empresa. Dichas agresiones en contra de Martín Fernández, coordinador general y toda la comunidad de Pajuiles, desalojada e intimidada, se mantiene en total impunidad, por decisión de policías y fiscales, leales representantes de Jeison Hawit y de HIDROCEP.

Para el Movimiento Amplio, lo que acontece en Pajuiles es el reflejo del fracaso del modelo de sociedad, del modelo de Estado y del modelo de institucionalidad; toda sometida a las prácticas de la corrupción y la impunidad. Pero Pajuiles también está siendo modelo de la sociedad de la esperanza, la sociedad que no se rinde, que no transige, que no se acobarda frente a ninguna forma de violencia y que está determinada a moldear un futuro de dignidad y de justicia desde los pueblos y para los pueblos, nunca más para las élites y sus lacayos corruptos y violentos.

El Movimiento Amplio, en el marco de todas las atrocidades cometidas por el capital privado y sus mandaderos policiales, fiscales y gobierno en general, hace un honesto llamado a la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH) y a todos los organismos nacionales e internacionales de Derechos Humanos a que actúen con todo la determinación en este caso, que corran o sigan corriendo los mismos riesgos que la gente de Pajuiles, que pidan contundentemente que pare la corrupción, la violencia, la criminalización y la represión en contra de la gente en la zona, que hagan todo lo que está a su alcance para que no se sigan violentando, impunemente, los derechos humanos de quienes defienden el agua en el Sector Pajuiles. Desde la claridad de que no existe ninguna proporción, entre el proyecto criminal de HIDROCEP y los derechos de miles de personas en Pajuiles, pedimos que no exista ningún cálculo por parte de los organismos de derechos humanos y que de una vez se confronte a la empresa HIDROCEP y a los funcionarios corruptos y violentos que hoy están a su servicio.

Desde el Movimiento Amplio, también llamamos a todos los sectores del Movimiento Social a articular nuestras luchas, a aprovechar nuestras enormes capacidades organizativas, de movilización y propuesta para confrontar al modelo capitalista/extractivista, depredador de la naturaleza y de los seres humanos. En el Movimiento Amplio estamos convencidos de nuestra fortaleza y nuestra capacidad como pueblo, e invitamos a este reconocimiento colectivo para que desde esa coincidencia iniciemos el camino hacia la dignificación del pueblo y de cada uno de los hondureños y hondureñas.

Desde Pajuiles defendemos el río Mezapa y los derechos de las comunidades, pero estamos claros que avanzamos hacia la defensa del territorio y la dignidad nacional, frente a la embestida del violento y corrupto sistema extractivista, capitalista y neoliberal.

15 de agosto, 2017.

Movimiento Amplio ¡Por la Dignidad y la Justicia!
Última modificación: 16 de agosto de 2017 a las 12:48

Hay 0 comentarios

captcha